Presentación II Conversación Zadig en Valencia

“La democracia amenazada: entre la burocracia y las nuevas formas del totalitarismo”

 

Xavier Giner*

 

Avanzan en Europa las políticas del odio, aquellas que hacen de tensionar el nosotros contra el vosotros por el rechazo de ellos, la fuerza de su posición. Avanzan en España promoviendo la misma estructura discursiva. Avanzan apoyadas en enunciaciones negacionistas que minimizan las barbaries nazi-fascistas, avanzan sostenidas en lógicas de cooptación y captación religiosas-fundamentalistas.

Avanzan las políticas del odio, en paralelo, con una Europa de las políticas de expertos, pequeños grupos que deciden entre ellos la política entendida solo como pura gestión, como burocracia.

Como ha señalado el psicoanalista Manuel Fernández Blanco en su intervención en el Foro de Milán  “… parece inevitable unir a la lucha contra la ultraderecha, la crítica a la Europa de las burocracias que aspiran a una regulación totalizadora y asfixiante. La homogeneización que promueve la Europa de las normas es el caldo de cultivo para la tentación totalitaria encarnada en esos líderes que, hipnóticamente, conducen al abismo. Frente a esto sería una esperanza que lo femenino pasara a ser un factor de la política” (https://zadigespana.wordpress.com/2019/02/24/foro-de-milan-europa-entre-la-burocracia-y-el-totalitarismo/)

Esta tensión que atraviesa la democracia hasta poner en jaque al estado de derecho hoy se apoya en el no querer saber de quienes exigiendo aún-más-gobierno, reniegan de las consecuencias que ese acto implica, a saber, aún-más-normas. Lo mismo ocurre de lado del aún-más-administración que no se hacen responsables de las consecuencias que de ese acto se derivan, a saber, aún-más-amo. Y como señala Manuel Fernández Blanco en la conclusión de su intervención: ni del lado del aún-más-normas ni del lado del aún-más-amo renovado hay salida posible para la democracia y el estado de derecho. ¿Cómo poder sustraer a la democracia de estas dos tentaciones totalizadoras? ¿Cómo pensar la salida a estos impases de la democracia?

Lacan el 21 de junio del 1972 señala algo que leído desde hoy adquiere una intensidad casi dramática: “El término hermano está en todas las paredes, Libertad, igualdad, fraternidad. Pero les pregunto, en el punto de la cultura donde estamos ¿de quién somos hermanos?  (..) Sepan que lo que crece, que aún no hemos visto hasta sus últimas consecuencias, y que arraiga en el cuerpo, en la fraternidad del cuerpo, es el racismo. No dejarán de escuchar hablar de él”. (Lacan, Jacques:  El Seminario 19, …o peor, Buenos Aires, Paidós, 2014, p. 230-231.)

Entonces, “¿en el punto de la cultura donde estamos?” Era el inicio de la década de los 70, la década de la experimentación libertaria, pero también del plomo terrorista, y Lacan sin dejarse fascinar por estos escenarios, se sitúa más allá de la interpretación freudiana del malestar en la cultura apuntando al cuerpo y a la fraternidad imposible de los goces.

Acepta con Freud que el malestar es una consecuencia lógica de la estructura de lo social, que es un hecho de estructura porque no hay, ni puede haber, organización social que no genere malestar; pero la diferencia está en el modo en que ese malestar es tratado. Y además, desplaza la respuesta freudiana que apuntaba a la vía del Padre y de la Represión, para señalar, de forma inédita, a la mutación que se ha producido en las profundidades de lo social: la lógica de lo contemporáneo tiene que ver con el goce y con la creencia contemporánea en la satisfacción como un derecho.

La última enseñanza de Lacan se orienta por extraer las consecuencias clínicas, epistémicas y políticas de esta mutación.

Como recuerda Eric Laurent en “Europa a Prueba del Odio”  : “Renunciar a concebir el lazo social bajo la forma disfrazada del amor, no es estar fascinado por la potencia del odio. Es renunciar al fracaso del amor para no fiarse sino al deseo”. Y añade: “La historia que va a escribirse en los próximos años será aquella de una invención, que se construirá a partir de los errores y de los impases encontrados en lo que ha sido construido. Es homólogo a lo que propone la experiencia psicoanalítica. No se trata de aplicar ahí protocolos establecidos por adelantado. Una vez instalado el interés por los fenómenos freudianos, una vez puesta la creencia en lo inconsciente, entonces se avanza de obstáculo en obstáculo donde, como Lacan dice, se trata de que, de los impasses, se pueda hacer soluciones.” (https://zadigespana.wordpress.com/2019/03/13/europa-a-prueba-del-odio/)

Este puede ser un punto de partida para nuestro trabajo en esta II Conversación Zadig València: hacer de los impasses el motor de soluciones por construir.

Una Conversación abierta con otros es la forma que toma para los psicoanalistas esta apuesta de incidir en la política. Como señaló Jacques-Alain Miller: “Para actuar en política, confiar en la autonomía del propio pensamiento es tan necesario como rebajar el nivel de las identificaciones y conseguir que cada cual se remita a su propia opinión. Dicho de otra manera, no masificar las reacciones, no encantarse con la referencia a un jefe. Se trata, por el contrario, de hacer algo múltiple, articulado y discutido.” (JAM, Conferencia en Madrid, 13 de mayo. LQ nº 703)

Para esta II Conferencia de ZADIG Valencia hemos invitado a participar a:

José Luís Villacañas, director del Departamento de Filosofía y Sociedad, Universidad Complutense de Madrid

Adolf Beltrán, director de eldiario.es en la Comunitat Valenciana.

 Lola Bañón, periodista, profesora de periodismos en la Universitat de Valencia, analista especializada en Oriente Próximo y el Mediterráneo.

Pilar Requena, periodista y reportera del programa En Portada de TVE, profesora de relaciones internacionales

Joaquín Caretti, psicoanalista, miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis y responsable de la red Zadig en España.

Será moderada por Xavier Giner, psicoanalista, miembro de la Asociación Mundial de Psicoanálisis y profesor de Diseño de Producto en la EASD-Valencia, inscrito en la red Zadig y presidida por Antonio Ariño, Vicerrector de Cultura de la Universitat de València.

Se celebrará en el Paraninfo de la Universitat de València, en el Centre Cultural La Nau, el próximo viernes 17 de mayo a las 19:00.

Organizada por ZADIG-València, responsable Margarita Bolinches.

*Psicoanalista de la AMP (ELP)

Anuncios