La locura Nutella

 

                             Shula Eldar*

 

“El ingenio siempre ha gozado de libertad para meterse

                                                    con la vida de los hombres”.

                                                                                                        Erasmo de Rotterdam 1

 

Tengo el hábito de seguir las noticias del día, normalmente por la tele. Es una rutina, algo así como un pequeño ritual. Sé de dónde procede y también que es un memorial de ciertos hechos que viví en el pasado.

Como suele suceder con este tipo de conductas, que son algo automáticas, me permiten dejar que la atención flote. A veces, estoy escuchando y pensando simultáneamente en otras cosas o, con suerte, no pienso en nada. Los acontecimientos de la política actual, – vivo en Cataluña -, perturban estos momentos de placentero vacío y por desgracia engullen el tiempo en el cual podrían insertarse algunas noticias más banales, curiosas o estrafalarias. En resumen, el toque de humor tan necesario en la vida cotidiana se nos sustrae.

He aquí que el otro día se cuelan entre los grandes titulares unas imágenes insólitas.

Entre dos rectángulos borrosos -, (ya sabemos lo que sucede cuando se graba un video con el móvil en posición vertical) -, me sorprende la escena de una multitud depredadora dentro de un supermercado arrebatándose unos a otros algo que yace en las estanterías, intentando por la fuerza acaparar el contenido de unas cajas que estaban por el suelo. Cayendo uno encima de otro, en un cuerpo a cuerpo de empujones, tirones de pelo, puñetazos, en medio de cartones que caían sobre la cabeza de inocentes ancianas se procuraba abrazar el mayor número posible de botes de algo que no distinguía yo bien.

La escena se completaba con la imagen en primer plano de un hombre joven que exclamaba azorado pero también a punto de explotar de risa: “¡Ils sont tous fous!”

No se trataba, entonces como se podía suponer, de un riot en algún sórdido suburbio de EEUU, ni del asalto a los supermercados para conseguir artículos de primera necesidad: pañales o papel higiénico, como hemos visto en Venezuela.

Eso estaba sucediendo en ¡La France!

De norte a sur, así parece, se desencadenó la locura cuando la cadena Intermarché lanzó la promoción de un producto ofertándolo al 70% de su precio habitual durante un período limitado de tiempo. Obsolencia programada 2, claro está.

¿El codiciado objeto de deseo? NUTELLA.

La dulce Nutella. Esa pasta pegajosa de chocolate y avellanas, de origen italiano, con la que se embadurna pan o galletas y que es un componente esencial de la lista de adicciones cotidianas de los niños occidentales (y de algunos adultos también). Por más indispensable que sea el producto hay que dejar constancia numérica: se trata de algo cuyo precio habitual es 4.50€ y que se vendía en esta ocasión por 1,41€. Una diferencia de 3.09€.

La lucha por Nutella no es patética, es cómica; una auténtica tontería y “la tontería es prueba de autenticidad” 3, señalaba Lacan.

Si el fenómeno es tonto, el síntoma es auténtico y apunta a algo que va más allá de un simple efecto de mercado.

No quedar excluidos del goce parece la consigna. Nutella, en este caso, es el significante que apunta a un plus de gozar encarnado en este objeto a. “El a es el efecto de caída que resulta de que en el juego significante se apunte sin embargo al goce”.4

El empuje al goce puede ser irrisorio, ridículo.

Si reímos es que la trampa del Otro, – el mercado en este caso -, no ha logrado su objetivo implacable y nos permite a nosotros como sujetos no quedar totalmente cautivos en sus trampas. En las cuentas y las estrategias del Otro siempre puede colarse un incalculable  que en este caso se resuelve, afortunadamente, en un witz.

“Un feliz sistema político debe permitir que la tontería tenga su sitio”.5

NUTELLA.

Parece nombre de mujer.

 

*Psicoanalista de la AMP (ELP)

 

Referencias:

1 – Erasmo de Rotterdam.  Elogio de la locura. Alianza Editorial.  1984. P. 34.

2 – Jacques Alain Miller. Todo el mundo es loco. Paidós. 2015. P. 15.

3 – Jacques Lacan. … o peor. Paidós. 2011. P. 29.

4 – Jacques Lacan. De un Otro al otro. Paidós. 2006. P. 297.

 5 – Jacques Lacan. …o peor. Op. Cit. P. 27.

 

Anuncios